Reseña #142 - El Túnel de Ernesto Sabato


«El túnel» (1948), del argentino Ernesto Sábato, es una de las grandes novelas sudamericanas de este siglo, cuyos ecos recogieron pronto en Europa Graham Greene y Camus. El relato, montado con los recursos de la novela policial, desarrolla un personaje que revela su psicología introspectiva e impone al lector un análisis de la desesperanza. El protagonista, Juan Pablo Castel, persigue inútilmente lo inalcanzable, que no es sino el regreso a la infancia, simbolizada en la ventana de un cuadro, motivo reiterado largamente en la narración.







Reseña #141 - El leon, la bruja y el armario de C.S. Lewis

Cuatro niños que viven en una casa solitaria descubren un armario que da acceso a Narnia, un país congelado en un invierno eterno y sin Navidad. Cumpliendo con las viejas profecías, los niños –junto con el león Aslan- liberarán al país de la tiranía de la Bruja Blanca. Las Crónicas de Narnia es un clásico de la literatura infantil.





Reseña #140 - Tinieblas de J.E Del Ponte

No siempre los que callan otorgan. A veces los que callan escriben. Así lo hizo la joven Prejeet Lonet en las páginas de su diario al comienzo de una novela que pone en evidencia la existencia -literaria y ficticia sí, pero también real- de voces susurrantes que a lo largo de la historia necesitaron, y aún necesitan, ser oídas. Es en esta sociedad falocrática, consolidada a lo largo del tiempo por las civilizaciones patriarcales, donde el autor ha situado la trama y desde donde se compromete con esas voces en una historia que perturba y emociona por partes iguales.


Reseña #139 - Cementerio de Animales de Stephen King

Church estaba allí otra vez, como Louis Creed temía y deseaba. Porque su hijita Ellie le había encomendado que cuidara del gato, y Church había muerto atropellado. Louis lo había comprobado: el gato estaba muerto, incluso lo había enterrado más allá del cementerio de animales. Sin embargo, Church había regresado, y sus ojos eran más crueles y perversos que antes. Pero volvía a estar allí y Ellie no lo lamentaría. Louis Creed sí lo lamentaría. Porque más allá del cementerio de animales, más allá de la valla de troncos que nadie se atrevía a trasponer, más allá de los cuarenta y cinco escalones, el maligno poder del antiguo cementerio indio le reclamaba con macabra avidez...