Reseña #43 - Harry Potter y el prisionero de Azkaban (#3 Harry Potter) de J.K Rowling

Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Tras haber cumplido los trece años, solo y lejos de sus amigos de Hogwarts, Harry se pelea con su bigotuda tía Marge, a la que convierte en globo, y debe huir en un autobús mágico. Mientras tanto, de la prisión de Azkaban se ha escapado un terrible villano, Sirius Black, un asesino en serie que fue cómplice de lord Voldemort y que parece dispuesto a eliminar a Harry del mapa. Y por si esto fuera poco, Harry deberá enfrentarse también a los dementores, seres abominables capaces de robarles la felicidad a los magos y de borrar todo recuerdo hermoso de aquellos que osan mirarlos. Lo que ninguno de estos malvados personajes sabe es que Harry, con la ayuda de sus fieles amigos, es capaz de todo y mucho más.


Como ven, ya voy por el tercer libro *bueno no, voy por el cuarto, ya termine de leer el tercero* y afortunadamente me gusta tanto y creo que un poco mas que los anteriores.

Harry Potter esta terminando el verano pero tras un incidente con la tia Marge, hermana de Vernon, huye a bordo de un autobús un tanto peculiar, el autobús noctambulo con destino a el caldero chorreante donde se encuentra con sus amigos y se entera de que el fugitivo de la prisión de Azkaban, Sirius Black tiene relación con la muerte de sus padres. 
Ademas, aparecen los dementores, seres guardianes de Azkaban que buscan a Sirius y que afectan a Harry hasta el punto de desmayarse. 
Pero no todo es malo, Harry con la ayuda del nuevo profesor sera capaz de ahuyentar a los dementores y con la ayuda de sus dos mejores amigos descubrirá la verdad sobre su pasado.

En esta tercera entrega los personajes tienen un toque mas de madurez, Harry es mas travieso y despreocupado, típico de adolescentes. 
Ron esta hasta los nervios porque la mascota de Hermione quiere comerse a la suya. 
Hermione se apunto a todas las materias y el estrés de tanto le esta costando caro. 
A pesar de que los problemas de estos chicos parezcan "normales" todos contienen una nota de misterio que se descubrirá llegando al final del libro.

La narración sigue siendo casi igual, fácil de leer y amena, exceptuando el toque de madurez que tiene junto con el crecimiento de Harry. En los libros anteriores no me gustara que describiera tan poco pero este fue perfecto, las descripciones fueron lo mejor, y junto con el aire de misterio que tiene todo el libro nos mantiene pegado a las paginas sin tener ganas de dejar de leer.

En Harry Potter y el prisionero de Azkaban nos encontraremos con mas acción, emoción y misterio. Ademas de nuevos personajes y nuevos seres un tanto sorprendentes.