Reseña #144 - Memorias de una geisha de Arthur Golden

Las confesiones de Sayuri, una de las más hermosas geishas del Japón de entreguerras. Poco antes de su muerte, Sayuri, una anciana japonesa afincada en Nueva York, cuenta la historia de su vida a un joven amigo americano. El poder de seducción de la voz narrativa de esta geisha legendaria transporta al lector a un Japón de entreguerras, lleno todavía de ecos feudales, y a una de las tradiciones japonesas que más curiosidad inspiran en el mundo occidental: la de la geisha, una peculiar práctica cultural a la que están ligadas artes tales como la seducción, la danza, la pintura o la clásica ceremonia del té.




Hola Aladitos! Hoy les traigo la reseña de un libro muy interesante y polémico, porque una geisha llamada Mineko Iwasaki tuvo una entrevista con Arthur Golden y de eso supuestamente saco gran parte de los hechos, Mineko quería que mantuviera su identidad en secreto pero Golden la agrego en los agradecimientos, y por este hecho hubo un juicio donde el autor le dio una cantidad de dinero X a Mineko.

En este libro nos encontramos con Chiyo, una pequeña de 9 años que vive en Yoroido, junto con su padre, su madre y su hermana. Un mal día, la madre de Chiyo cae gravemente enferma, intentan apañarselas como pueden hasta que nuestra protagonista conoce al señor Tanaka, que se fija en ella por sus hermosos ojos grises. Tanaka habla con su padre y este decide vender a las dos hermanas. A Chiyo la compra una Okiya para convertirse en geisha y a su hermana un burdel.
Chiyo comenzara a trabajar como criada en la Okiya Nitta bajo la mirada de Tia, Mamita y Abuela. Allí se hace una enemiga muy fuerte, la geisha mas solicitada de la Okiya, Hatsumo, quien hará lo que pueda para que Chiyo nunca pueda llegar a ser una geisha con buenas entradas.
Tras muchas situaciones, vemos como Chiyo se va convirtiendo en Sayuri, gracias a su hermana mayor Mameha, una rival muy grande de Hatsumo.

Los personajes están muy bien construidos, desde Chiyo hasta su amiga de la Okiya, Calabaza. Todos tiene un papel muy importante en la vida de Chiyo, y luego en la de Sayuri. Conocemos muchas geishas, como es re una, como se desenvuelven, sus tradiciones y las personalidades de una cuentas geishas que frecuentan el circulo de la protagonista.

Golden escribe sin grandes florituras ni grandes complejidades pero con gran habilidad para trasmitir las sensaciones y sentimientos de la protagonista. Narrado desde el punto de vista de Chiyo/Sayuri vemos como eran las costumbres japonesas en esa época, y nos muestra que las geishas no son solamente prostitutas de lujo como se piensa en Occidente si no que ser una geisha es un arte en muchos sentidos.

El libro en ningún momentos se me hizo pesado, y el principio me trasmitió muchos sentimientos, en especial como era tratada Chiyo luego de ser repentinamente separada de su familia pero sin llegar a pasarla tan mal como su hermana. El único inconveniente fue el final, a pesar de que me gusto y es un poco agridulce, fue muy repentino y resumido, me hubiera gustado saber un poco mas como vivió ese proceso y no solamente como lo cuenta de mas grande.

Memorias de una geisha es un libro sorprendente donde conocemos la cultura de las geishas y las desgracias que debían pasar para ser "conocidas".


1 comentario:

JessM || LecturasInfinitas dijo...

Este fue el primer libro que no fuera YA que leí, quedé completamente enamorada de la historia (y la película) lo cual fue una sorpresa para mi, porque sinceramente no creí que fuera a gustarme, pero la fora de escribir del autor es demasiado bonita al igual que sus descripciónes, que quedé maravillada. Eso sí, no comparto para nada la opinión de la protagonista al final, ni el hecho de que todo lo hizo por el presidente y todo eso ugh, pero es a pesar de eso es una historia demasiado interesante.

saludos xoxo